Nuestra Historia


 

La Biblioteca Publica del Siglo XXI  

La Biblioteca de Santiago es el gran proyecto de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, creada para brindar un moderno y eficiente servicio de biblioteca pública a la comunidad de la Región Metropolitana.  

 

Esta ofrece nuevas modalidades de atención y servicios innovadores: un amplio horario de atención, extendido a los fines de semana; servicios de referencia digital, colecciones audiovisuales, servicios de novedades; salas con colecciones infantiles, juveniles, de referencia, general y hemeroteca; salas de computación equipadas para capacitar en las nuevas tecnologías de información y comunicación (TICs); acceso integral para discapacitados a todos sus servicios; salas de conferencias, auditórium multifuncional; sala de exposiciones; programas permanentes de fomento de la lectura y extensión.

 

La Biblioteca de Santiago da repuesta a las exigencias de una Región de más de seis millones de habitantes, que día a día demandan mayor acceso a la lectura y la información. A ella tiene acceso la totalidad de la población de la Región Metropolitana, por la variedad de sus servicios y por la cercanía a una amplia red de transportes.

 

La Biblioteca de Santiago, un desafío del nuevo Siglo

 

La Biblioteca de Santiago cuenta con tecnologías del más alto nivel, dirigida a acortar la distancia entre el usuario y los libros. Dispone de equipamiento de punta para el acceso a Internet y capacitación en las TICs, Hot Spot para equipos portátiles en las salas de lectura. Mobiliarios funcionales, atractivos y duraderos para los distintos usuarios; equipamiento que permite ofrecer indistintamente teatro, conciertos, charlas, conferencias, cine . La plaza de la Biblioteca está habilitada para desarrollar eventos y actividades al aire libre.

 

La Gran Biblioteca Pública para Chile

 

La Biblioteca de Santiago es el modelo de biblioteca pública más grande y moderna del país puesta al servicio de la comunidad. Es concebida como un moderno centro de servicios de información bibliográfica y actividades culturales. Esta biblioteca cuenta con la capacidad instalada y recursos de información suficientes para aspirar a atender las demandas insatisfechas de conocimiento, información, educación permanente, cultura y recreación, especialmente de aquellos sectores sociales que tienen dificultades para acceder a los bienes culturales.

 

Además, la Biblioteca de Santiago es un un eje articulador del sistema de bibliotecas públicas del país, generando desde aquí proyectos innovadores que pueden ser replicados en otras bibliotecas, impulsando la automatización y facilitando la creación de un catálogo colectivo de éstas bibliotecas. La Biblioteca de Santiago es un espacio de encuentro, creación y emisión de iniciativas, sueños, proyectos y esperanzas de quienes trabajan en el sistema de bibliotecas públicas y sus comunidades, un espacio de encuentro comunitario que aspira a mejorar la calidad de vida de las personas.

 

Un poco de historia y arquitectura

 

Quinta Normal  es poseedora de una rica historia patrimonial, al igual que la Comuna de Santiago, es en este límite, Quinta Normal y Santiago,  donde  su entorno está rodeado de grandes construcciones, como la Biblioteca de Santiago.

 

El edificio que hoy alberga la Biblioteca de Santiago, está localizado en la manzana compuesta por las calles Matucana, Chacabuco, Moneda y Agustinas, dicho complejo fueron los almacenes de la Dirección de Aprovisionamiento del Estado (DAE), creada un 30 de diciembre de 1927, por el decreto con Fuerza de ley Nº 2925 del Ministerio de Economía, en el gobierno de Carlos Ibáñez del Campo. El edificio fue mandado a construir por el Departamento de Arquitectura de la Dirección de Obras Públicas para los Almacenes de la Dirección de Aprovisionamiento del Estado.

 

El proyecto arquitectónico pertenece a don Raúl Sierralta, comenzando la construcción el año de 1928 para concluir en 1945. La primera etapa comienza en el año de 1928 con la construcción del cuerpo que está en calle Moneda, en 1940 se construye el cuerpo de calle Portales y en 1943 el cuerpo del lado Chacabuco. La forma del edificio se presenta como  U, cuenta con  4 pisos  y subterráneo, y en el año de  1945 finaliza la construcción con el edificio hacia Matucana, que sería el casino y la casa del mayordomo.

 

Presenta una fachada continua en línea de probidad, que ocupa el total de la manzana, con una altura de 15.5 elevándose en el centro a 19,6m. De estilo artdéco, inspirado en el clásico desnudo, se ordena en simetría con respecto al centro de la fachada, modular por un juego de pilastras y contra pilastra que acentúan verticalidad, especialmente tienen plantas libres, estructuradas con pilares, para uso de almacenaje. Su estructura es de hormigón armado, con puertas y ventanas de materiales nobles (madera, cobre y acero).

 

Las bodegas son utilizadas hasta el año 1997 cuando la División de Modernización del Estado adquirió la responsabilidad de crear un sistema electrónico y un nuevo marco legal que regulara las compras del estado y es reemplazado por la Dirección de Compras y Contratación Pública, ChileCompra.

 

En 1999, es destinado el edificio fiscal al Ministerio de Educación, específicamente a la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, DIBAM, con la finalidad de ser la nueva Biblioteca Regional de Santiago. En el año 2001 la fachada del edificio es declarada Monumento Histórico Nacional

 

La remodelación del edificio y la construcción de la Biblioteca de Santiago estuvo a cargo del Ministerio de Obras Públicas (MOP) y fue realizado en tres etapas. Los arquitectos a cargo de la adecuación fueron Arturo Cox, Carlos Ugarte y Matías Córdova, quienes ganaron el concurso realizado por el MOP para tal fin, a través de la oficina de arquitectos Cox y Ugarte. Así mismo la DIBAM realizó un Concurso Nacional e Internacional de Anteproyectos de Diseño Espacial y Mobiliario para la Habilitación de la Biblioteca de Santiago, el primer premio fue adjudicado a la empresa “Nave de Diseño” quien realizó el proyecto de habilitación para “vestir la Biblioteca por dentro”.

 

La Biblioteca fue inaugurada el 11 de noviembre del año 2005 siendo Presidente de la República, su excelencia el señor Ricardo Lagos Escobar.